Connect
To Top
La gente no debería de leer

La gente no debería de leer

leer
La gente no debería leer aquellos libros que tratan de esclarecer los misterios de la naturaleza humana, textos que versan acerca de cómo funcionan nuestro mente, cómo se regula nuestro organismo, acerca de nuestra singular historia, sumarios de nuestro pasado, de la actualidad y de nuestro futuro “quiénes somos, adónde vamos, de dónde venimos”. La razón es clara: contienen una información altamente “peligrosa”.

La gente no debería leer libros de divulgación científica, ensayos, libros de pensamiento o psicología.

No, no debería leerlos ya que…

– Podría desentrañar cientos de misterios que nos envuelven y utilizar ese conocimiento para aspirar a una vida más rica y plena.
– Podría adquirir y desarrollar métodos psicológicos para cambiar su suerte.
– Podría desarrollar una personalidad polifacética, una visión cosmopolita, y una autoestima fuera de lo común.

– Podría aprender a hallar vestigios de gran belleza donde antes sólo veía irregularidad o imperfección.
– Podría mejor comprender qué nos hace felices a la mayoría de seres humanos y utilizar esos secretos en su propio beneficio… y también en beneficio de los demás.
– Podría comprender los mecanismos individuales que nos impulsan a la acción.

– Podría aprender cómo mejorar sus finanzas y detener la creciente brecha entre ricos y pobres.
– Podría llegar a conocer mejor al género complementario y así entablar relaciones más satisfactorias.
– Podría rebatir los prejuicios y echar abajo dogmatismos y falsas creencias.

– Podría sustituir el prejuicio por la comprensión, los dogmatismos por conocimientos solventes,
– Podría, gracias a su notable idiosincrasia, erigir como ídolos únicamente a aquellos de noble condición.
– Podría maravillarse ante los intríngulis y maniobras de la madre naturaleza.

– Podría viajar al pasado, preveer el futuro, podría deslizarse hasta el núcleo de la materia, llegar hasta los confines del universo y traerse unos fragmentos como recuerdo.
– Podría adentrarse en los secretos de los más pequeño (mecánica cuántica) o viajar al espacio a la velocidad de la luz (relatividad einsteniana) y experimentar sus efectos transgresores sobre la física clásica.
– Podría elevarse sobre la insignificancia y sobrevolar los mares infinitos de la ignorancia.

– Podría colaborar en desarrollar un mundo más equilibrado, más justo, más sostenible,
– Podría instruirse en percibir el amor como una fuerza aglutinadora de razas y especies no como una simple relación interpersonal.
– Podría albergar en su mente miles de vidas, heroicas o insignificantes, también guerras, muertes, belleza, injusticias, glorias prestadas; podría compartir todas las vicisitudes de los héroes y de los caídos en miles de batallas.
– Podría experimentar increíbles sensaciones transgrediendo su propia y limitada consciencia.

– Podría visitar y comprender nuestro pretérito legado, ensamblar un magnífico presente e imaginar un magnífico futuro.
– Podría cambiar el tedio y el abatimiento por entusiasmo, vivir deprisa sin apenas cansarse.
– Podría aprender a disfrutar de la singularidad de las pequeñas cosas. Del milagro de la existencia. Concederse el don de la eternidad.

– Podría encontrar un estado del alma tan amplio como el caudal de sus conocimientos.
– Podría comprender las razones que provocan conflictos y enfrentamientos y disgregarlos con sencillos e ingeniosos argumentos verbales.
– Podría tomar sabias decisiones basadas en un raciocinio más cultivado.

– Podría trocar el fracaso en oportunidad, la pena en expectativa, la sombra en claridad.
– Podría convertir un pensamiento bello en un poema inmortal y seducir sin competencia a la más atractiva de las mujeres.
– Podría tener conversaciones más profundas, más entretenidas y variadas.

– Podría orientarse por el camino del ser, del comprender, no del consumo irresponsable, del tener, y esforzarse en erigir un ser humano más sano, íntegro, menos voluble y fácil de corromper.
– Podría derrocaría a los ídolos del espectáculo y alzarse como un un nuevo ejemplo que reparta mejor los recursos entre los ciudadanos.
– Podría adquirir un poder inmenso en detectar maldad hasta en la cosas más insignificantes. Poder que utilizaría para revertir sus efectos nocivos.

– Podría aumentar de forma exponencial su capacidad para dar y recibir amor.
– Podría lidiar con los malos pensamientos y revertir la negatividad con el optimismo.
– Podría aprender a minimizar las preocupaciones, a controlar y eliminar la ansiedad.
– Podría enfrentarse a la autoridad, o combatir la ignorancia, la tele-basura, el prejuicio, la usura.

– Podría automáticamente generar grandes sensaciones sin necesidad de recurrir a drogas o actividades peligrosas.
– Podría desear vivir miles de años y no dejar de seguir instruyéndose jamás. Es más orientaría su vida por ese camino: el del aprendizaje continuo.
– Podría comprender términos grandes como libertad, justicia, amor, paz, y ser parte indivisible de ellos.
– Podría construir una historia de amor tan gigantesca que involucrara al mundo entero, ¿acaso puede ahora siquiera concebir un retazo de semejante Idea?

– Podría cerrar los ojos y crear nuevos escenarios a partir de la información retenida en su mente.
– Podría hallar silencio entre el griterío, una bella flor entre los escombros, la esperanza en la decepción.
– Podría desarrollar un amor por todo atisbo de vida.

No, la gente no debería leer.
– Porque mejoraría sustancialmente como persona y constituiría un mejor ejemplo para la sociedad.
– Porque ampliaría sus expectativas, su mundo, su corazón se expandiría.
– Porque derrotaría a todos sus enemigos sin siquiera enfrentarse con ellos(1)

No, la gente no debería leer ensayos ni ciencias, ni psicologías ni filosofías milenarias:
– Se enfrentaría a todos los demonios, derrocaría ídolos, erigiría otros.
– Adquiriría un gran poder. El poder de la elección, el de la Libertad.
– Podría enseñar las miles de cosas aprendidas a sus congéneres, a sus amigos, a todo conocido.

No la gente, no debería leer.
– Podría en suma convertirse en un gran hombre o gran mujer.
– Podría derrocar a todos los ídolos vigentes con sólo utilizar las palabras mágicas adecuadas.
– Podría llegar apreciar el gusto por el aprendizaje y orientar su vida en ese aspecto.
– Podría albergar incluso la esperanza de cambiar en el mundo.

No la gente definitivamente no debería leer.
– Porque ese lujo, ese privilegio de querer aprender y contener el universo en tu mente, toda la belleza, el amor en tu corazón no merece ser disfrutado salvo por unos pocos, los arrojados, los rebeldes que no se dejaron influenciar por banalidades o argumentos mediocres como los procedentes de frivolidades y bellezas externas.
– Porque obtendría un poder que no merece, el de la comprensión, el de la humanidad, el de la compasión, el de la bondad. El don de la eternidad, es decir el de lo aprendido como un valor de eternidad. Esa sola cualidad transformaría todo el universo visible.

No la gente no debería leer:
– Sólo debe aprender a manejarse en ese cubículo en el que habita y no pretender mayores glorias. Así serán las dimensiones de su existencia, de su comprensión. Y de ninguna manera todo el dinero del mundo dilatará su corazón, pues este rinde pleitesía al amor.
– Debe conformarse con los azares del destino y esperar el maná caído del cielo que le otorgue la suerte, su ídolo o su dios particular.

No, la gente definitivamente no debería leer.
– Jamás se le debería permitir tener acceso a tamaño poder. Jamás.

Si conocer es amar, cuál es, pregúntate querido lector, las dimensiones de tu conocimiento: de tu amor por lo que te rodea.

Comentarios:
Hazme caso, benefíciate de la lectura, de los descubrimientos de la ciencia, de la prosa de los divulgadores, del pensamiento crítico. Satisface tu curiosidad.

Permite que los libros te engrandezcan, te liberen de los convencionalismos, permítete ser creativo, original, un descubridor, un aventurero, permítete ser grande. Quizás algún día tus palabras recorran el orbe y dejen huella en las personas de este universo presente y quizás del futuro. No lo dudes, con este tipo de lecturas albergarás una gran paz y un mundo infinito en tu interior.

¿De qué te sirve gozar de una existencia si no es para experimentarla con total intensidad? ¿Prefieres pasar por la vida de puntillas? ¿Prefieres únicamente mojarte los dedos de los pies en las orillas del conocimiento, o tener el valor de sumergirse bajo sus aguas y conocer la infinita riqueza de las especies que lo pueblan?

Yo sí me beneficiaré de la lectura y del pensamiento crítico.
Penoso sería no poder compartirlo, pero mucho más penoso todavía no llegar a comprenderlo.
Prefiero la compañía de la soledad eterna que un futuro predecible con una compañía liviana.

¿Y aquél que presume de leer y no acierte a comprender estas palabras?
No lee lo que debe, no pensó lo suficiente en ello (no le otorgó la importancia debida), o es quizás es ese ambiente enrarecido en el que vive el que disgrega toda posibilidad de asimilación de contenidos. Culpable es pues de arrebatarle la lucidez. Un marco adecuado, tranquilo, se antoja esencial para procesar información relevante.

Sólo un total ignorante puede afirmar que leer es aburrido.
O no sabe lo que dice o no lee lo que debe.
La información es poder. La educación es nuestro pequeño dios de compañía, el que permitirá que consigamos cuanto queramos en la vida.

“La cultura es el texto eterno que habita en el interior del ser humano”. Enrique Rojas

Facebook Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in opinión

  • Tener poder

    Uno de los dos causantes del bien o mal del mundo es el poder, porque el otro es el dinero. Desde...

    admin
  • La paradoja de nuestro tiempo

    La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos, pero temperamentos más cortos; autopistas más anchas, pero puntos de...

    admin
  • Siempre hay flores para aquellos que quieran verlas

    La crisis, la maldita, detestable y condenada crisis. Esa que, literalmente en muchos casos, acaba con la vida de los más...

    admin
  • Ser uno mismo

    «Ser uno mismo en un mundo que constantemente trata de que no lo seas es el mayor de los logros» RALPH...

    admin
  • Reforma Revolución y Rebelión

    Osho Claves para el CAMBIO: Tres interpretaciones del cambio: reforma, revolución o rebelión. La evolución del ser humano atraviesa por tres...

    admin
  • Triunfadores y perdedores

    Gonzalo Gallo González Hoy, y siempre, tú mismo eliges el papel de ganador o de perdedor, de avanzar o retroceder. Triunfas...

    admin
  • Diez atributos en la mujer

    LIE-JBN Mas allá de los tópicos, los hombres no sólo se fijan en el físico, también hay cualidades de nuestra personalidad...

    admin
  • El poder del abrazo

    lie-jbn Todas las personas necesitamos del contacto físico de otras, porque nos hace sentir reconocidas, protegidas y queridas. En Psicología se...

    admin
  • Tiempo de los maduros

    Mario de Andrade “Conté mis años y descubrí que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante que el que...

    admin