Música para sanar el alma música

Música para sanar el alma

María Isabel Salguero
musicoterapia3
La música es una parte esencial del ser humano. Si recordamos cualquier evento importante de nuestra vida, así como los más cotidianos es muy posible que nos demos cuenta de que de fondo sonaba una melodía. Y es que con ella la vida tiene más color. Utilizamos la música para divertirnos, para comunicarnos o para expresarnos. Es una manera de canalizar sentimientos y emociones ya sea cantando, bailando, tocando un instrumento o simplemente escuchándola.

La música puede ser una cura para el alma, o mejor dicho para la mente. Incide positivamente en nuestra salud, tanto física como en nuestro bienestar psicológico, y es probablemente esto lo que ha hecho que en los últimos años haya aumentado su uso con fines terapéuticos, aplicándose lo que hoy en día se conoce como musicoterapia. Este tipo de terapia creativa en la que se utiliza la música como medio para aumentar la salud se aplica en muchos ámbitos, siendo algunos de los grupos de población en los que se interviene personas mayores, con autismo o parálisis cerebral. No obstante, cualquier persona puede sacar partido de sus beneficios.

La música tiene diversos efectos en las personas. Para empezar, tiene influencia en nuestro sistema nervioso, pudiendo por ejemplo modificar nuestro ritmo cardíaco y respiratorio, que tienden a sincronizarse con el ritmo de la melodía que estemos escuchando. Además, diversos estudios han demostrado que escuchar música puede reducir la sensación de dolor así como la ansiedad y el estrés. En concreto, un estudio comparó la eficacia de los sedantes con escuchar música para reducir la ansiedad antes de una operación. Los resultados obtenidos fueron que los pacientes que escuchaban música antes de la intervención reducían sus niveles de ansiedad al mismo nivel que en aquellos a los que se les administraba un sedante. También se han observado efectos positivos de escuchar música después de una operación, que el paciente escuche música que le guste después de despertar de la anestesia reduce la sensación de dolor.

Asimismo, también tiene efectos psicológicos en nosotros, pues como ya es sabido por todos, la música tiene lacapacidad de evocar sentimientos o estados de ánimo. ¿Quién no se emociona si empieza a sonar una determinada canción que nos recuerda a una persona especial de nuestro pasado? De repente es como si volviéramos a revivir sensaciones que creíamos olvidadas. Y es que la música tiene una gran fuerza dentro de la memoria emocional. Está estrechamente ligada a las emociones, lo que hace que pueda sernos útil a la hora de regularlas. Por ejemplo, escuchar música alegre puede ayudarnos a animarnos cuando nos encontramos sumergidos en un estado de ánimo negativo, al igual que cuando nos encontramos más ansiosos y nerviosos escuchar música más tranquila nos puede ayudar a relajarnos. Escuchar música puede sernos de utilidad para regular nuestras emociones de una forma muy sencilla.

Por otro lado, también son dignos de mención los beneficios de tocar un instrumento musical. Si no sabes tocar algún instrumento pero siempre te habría gustado aprender a tocar uno puede que esto te anime. Para empezar, comenzar una nueva actividad nos puede servir como una nueva meta o motivación en nuestra vida, así como para aumentar nuestra autoestima. Nos puede ayudar a expresarnos, siendo una buena manera de canalizar emociones que tengamos, y sacarlas a través de la música que toquemos. Al mismo tiempo, puede ser una buena forma de ayudar a relacionarnos con otras personas, no solo por ir a clase, sino que podemos ampliar nuestro círculo social quedando para tocar con más gente, o uniéndonos a un grupo ya existente. Por otra parte, también tiene beneficios para nuestra mente. El aprendizaje de un instrumento produce cambios en el cerebro, aumentando entre otras cosas la coordinación o la memoria de trabajo. Investigaciones al respecto han visto que cuando tocamos, a diferencia de cuando solo escuchamos música, se activan muchas áreas diferentes del cerebro al mismo tiempo, por lo que es un ejercicio estupendo para mantenernos activos mentalmente.

Desde un modo de expresión, de divertirnos o de reducir el estrés del día a día la música forma parte de nuestra vida así como de nuestra parte emocional como seres humanos. Tanto si tocas un instrumento, si te gusta cantar, escucharla o bailar al ritmo de esta, está claro que la música puede aportarnos muchas cosas positivas que podemos aprovechar para aumentar nuestro bienestar.

La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón…
Es la lengua universal de la humanidad.
Astor Piazzolla

Facebook Comments
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

populares

To Top