Connect
To Top
Cuando me amé de verdad

Cuando me amé de verdad

Kim & Alison Mcmillen
amarse
Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y, entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez.

Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo.

Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los megaproyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la… humildad.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… plenitud.

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… saber vivir!

No debemos tener miedo de cuestionarnos… Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.

Facebook Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Filosofía

  • Reflexiones sobre Platón y nuestro mundo

    Ma. Dolores F. Fígares Pedir a Platón que nos muestre algunas soluciones para la crisis que estamos viviendo parece algo descabellado,...

    admin
  • Honestidad e integridad

    Miguel Angel Padilla La honestidad quizás sea uno de los valores más básicos y universales, imprescindible para poder construir la convivencia...

    admin
  • Las siete leyes de las relaciones iluminadas

    David Simón Aunque no hay una fórmula que aplique a todas las relaciones, adoptar algunos principios clave en tu corazón reducirá...

    admin
  • Hoy vi… Al amor

    El amor es una fuerza tremenda que une las cosas y las mantiene. J.A.L. Delia Steimberg Hoy vi al Amor, el...

    admin
  • Puerta abierta a la amistad

    Maribel Domingo Los hombres de todos los tiempos y de todos los pueblos veneran la amistad como el más grande valor...

    admin
  • Ideas irracionales, emociones dolorosas: las claves de Albert Ellis

    Sara Ortíz Rous ¿Cuántas veces el pensar de forma errónea nos ha llevado a situaciones indeseables? El pensamiento puede ejercer un...

    admin
  • La ética

    Francisco López Seivane Hay cosas que parecen y otras que son . Distinguir cabalmente la apariencia de la esencia, no es...

    admin
  • Las huellas de Sócrates

    Constantino Fernández Sócrates es, sin duda, uno de los más claros ejemplos de maestros de vida, una de las columnas del...

    admin
  • El arte de amar

    Gonzalo Gallo Un cónyuge le dice a su pareja: ¿Por qué siempre te queda tanto mes al final del dinero? Es...

    admin