Connect
To Top
Reflexiones para el aprendizaje la sabiduria esencial

Reflexiones para el aprendizaje la sabiduria esencial

meditacionREFLEXIONES PARA EL APRENDIZAJE DE LA SABIDURÍA ESENCIAL (por Bernabé Tierno)

1. Felicidad, deseos obsesivos y sabiduría son incompatibles: desea menos y disfruta más.

2. Sabiduría y felicidad se retroalimentan y son la consecuencia directa de cómo vivimos y nos tratamos a nosotros mismos: date homenajes frecuentes.

3. La manera en que percibimos e interpretamos lo que nos sucede es la primera cusa de nuestras desgracias:engánchate al optimismo vital.

4. Una de las ventajas cuando nos llegan enfermedades y desgracias es la oportunidad que se nos ofrece de conocer de verdad quiénes son amigos o enemigos: quiere a quien te quiere y no llames a la puerta de quien te abandonó. Para mí esta es genial, recomiendo aplicarla, es una verdad como un templo.

5. La vida es el banquete más refinado del que disponemos: que nada te importe más que vivir el dia a día. Esta, la aplico a diario, todo se ve diferente pensando de este modo y es también una gran verdad.

6. El sabio y prudente escucha mucho y habla lo justo. Sabe que “por la boca muere el pez”: conviértete en un mudo sonriente. Otra verdad muy justa.

7. Prueba de sabiduría en grado avanzado es haber descubierto que cuando de deshaces y desprendes de casi todo, es cuando llegas a poseerlo también casi todo: haz zafarrancho de limpieza de lo innecesario. Por supuesto, a diario…

8. El sabio procura combatir en aquellos terrenos en los que la victoria y el éxito dependen casi en exclusiva de lo que él pueda hacer: trabaja sobre seguro; los éxitos son el dulce que siempre viene bien.

9. El necio atribuye sus fallos y fracasos a los demás; el exigente, perfeccionista e inteligente se suele acusar a sí mismo y el sabio, simplemente, busca la manera de encontrar alternativas y soluciones, pero no busca culpables: haz lo que puedas, pero a gusto y disfrutando en el trayecto.

10. El sabio vive, cuida y disfruta lo que hace y tiene en cada momento. Sabe que sólo dispone del presente poruqe el futuro irremediablemente se convierte en pasado: para vivir en plenitud apura gozosamente cada minuto cmo si fuera un milagro irrepetible.

11. Sólo hay una forma de librarse del miedo a la muerte: apúntate a la esperanza de una felicidad eterna y sin límites. Así pensamos y esperamos todos los optimismos vitales.

12. Del pasado, al sabio sólo le interesa lo que puede recordar con gozo y lo que terminó bien y sirve como reconfortante experiencia para vivir más plena y gozosamente el presente: aprende a pasar página de todo lo que ni te beneficia ni te alegra la vida.

13. Ante los amores no correspondidos y las amistades perjudiciales y que no interesan, el sabio encuentra la forma de separarse sin acritud: es mejor desatar con dulzura que romper con premura los lazos de amores y amistades que ya no interesan.

14. A mayor conocimiento de ti mismo, mayores posibilidades de éxito en lo que te propongas y más oportunidades de ser feliz y sabio: conócete a ti mismo más y mejor cada día.

15. Conserva la sangre fría, la serenidad y la calma en todas las circunstancias.

16. Sé humilde y afectuoso con los humildes y deja que los altivos se regodeen en su necedad.

17. El prudente y sabio no presta excesiva atención ni da demasiada importancia a quien le alaba u ofende: mantén tu paz de espíritu, tu gozo y tu alegría de vivir a salvo de los juicios de los demás.

18. Por encima de cualquier cosa, ama. No hay felicidad ni sabiduría sin amor.

19. Quien siembra paciencia cosecha paz; quien siembra precipitación cosecha conflictos, problemas y pesares: sé fiel aliado de la calma y un incondicional de la paciencia, sobre todo, cuando las situaciones sean más tensas y desestabilizadoras.

20. El sabio sabe muy bien que todas las injurias y maledicencias con las que pretendan hacerle sentir mal no merecen ni un minuto de su atención. “No ofende quien quiere, sino quien puede”. No prestes atención ni respondas a las ofensas de tus enemigos, porque al hacerlo, les darías poder sobre ti, sobre tu tiempo, tus sentimientos y tu felicidad y serías un necio y un débil. Sólo los débiles utilizan la ofensa como arma.

El verdadero sabio se apuntará sin duda al lema: “Día que pierdes, sea cual sea la causa, estupidez que cometes”.

Facebook Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Filosofía

  • Honestidad e integridad

    Miguel Angel Padilla La honestidad quizás sea uno de los valores más básicos y universales, imprescindible para poder construir la convivencia...

    admin
  • Las siete leyes de las relaciones iluminadas

    David Simón Aunque no hay una fórmula que aplique a todas las relaciones, adoptar algunos principios clave en tu corazón reducirá...

    admin
  • Hoy vi… Al amor

    El amor es una fuerza tremenda que une las cosas y las mantiene. J.A.L. Delia Steimberg Hoy vi al Amor, el...

    admin
  • Puerta abierta a la amistad

    Maribel Domingo Los hombres de todos los tiempos y de todos los pueblos veneran la amistad como el más grande valor...

    admin
  • Ideas irracionales, emociones dolorosas: las claves de Albert Ellis

    Sara Ortíz Rous ¿Cuántas veces el pensar de forma errónea nos ha llevado a situaciones indeseables? El pensamiento puede ejercer un...

    admin
  • La ética

    Francisco López Seivane Hay cosas que parecen y otras que son . Distinguir cabalmente la apariencia de la esencia, no es...

    admin
  • Las huellas de Sócrates

    Constantino Fernández Sócrates es, sin duda, uno de los más claros ejemplos de maestros de vida, una de las columnas del...

    admin
  • El arte de amar

    Gonzalo Gallo Un cónyuge le dice a su pareja: ¿Por qué siempre te queda tanto mes al final del dinero? Es...

    admin
  • El corazón y la vida

    james Allen Como es el corazón, así es la vida. Lo interior constantemente está convirtiéndose en lo exterior. Todo llega a...

    admin