La publicidad y sus trucos opinión

La publicidad y sus trucos

imagen
La publicidad y sus trucos

Los anuncios que vemos y escuchamos a diario son una herramienta fundamental para que las empresas den a conocer sus artículos. A través de ellos, los consumidores recibimos información sobre productos, ofertas y servicios que hay en el mercado y decidimos si nos interesa adquirirlos o no.

Las diferentes marcas comerciales utilizan trucos para hacer más atractivos sus artículos, a través de la publicidad y de estrategias de marketing, como la utilización de un envase determinado, de ofertas puntuales o de tarjetas de fidelización.

Es importante conocer estos trucos para aprender a ser críticos con la publicidad y extraer lo que nos interesa de cada anuncio. En la guía Los Trucos de la Publicidad y el ‘Marketing’, editada por la Dirección General de Consumo, se puede encontrar una amplia explicación de todos ellos. A continuación, ofrecemos un extracto:

1. Explotación de la conciencia verde: muchas marcas aprovechan la preocupación actual por el medio ambiente para anunciar sus productos como naturales o respetuosos con el entorno, aunque muchas veces no lo sean.

2. Lo solidario engancha: los publicistas saben que una persona gasta con menos cargo de conciencia si sabe que está haciendo una buena obra.

3. Fomento de la sensación de escasez: si el mensaje va enfocado al poco excedente que tiene un determinado producto o modelo o al hecho de que va a estar a la venta solamente por un periodo limitado de tiempo, seguramente tendremos más urgencia para comprarlo.

4. Los protagonistas del anuncio también transmiten un mensaje: si se utiliza a un deportista para anunciar un refresco, pensaremos que ese producto es muy sano.

5. La música, como gancho: muchas veces se consigue popularizar de tal manera una canción que nos decantamos por el producto asociado porque nos es más familiar.

6. La exclusividad de los artículos: ofrecer un producto como exclusivo o de lujo ayuda a conseguir un gran número de clientes.

7. Juegos de palabras: a veces se usan adjetivos o nombres que nos hacen pensar en algo positivo de ese producto, aunque luego no se ajuste a la realidad.

8. Uso de términos incomprensibles: los tecnicismos y palabras científicas nos conquistan aunque no sepamos su significado. Es el caso del prefijo ‘bio’ o la palabra ‘aminoácidos’.

9. Los niños sensibilizan: a menudo se utilizan niños en los anuncios para así enternecer a la audiencia.

10. Imágenes muy bellas, pero manipuladas: las técnicas informáticas y fotográficas permiten ofrecer una imagen muy atractiva de algún producto u objeto, pero a veces no se ajustan a la realidad.

11. Piel tersa, símbolo de juventud: sobre todo las marcas de cosméticos se valen de modelos guapas y atractivas, pero muchas veces retocadas o de edad inferior a la que se pretende mostrar en el anuncio.

12. El erotismo, clave: utilizar mensajes eróticos o sensuales para anunciar cualquier tipo de producto suele tener garantizado el éxito.

13. La utilización de lo sano: el término ‘light’ ha invadido los anuncios para convencernos de que ese producto es más sano y nos ayudará a engordar menos.

14. Verdades a medias: a veces se intenta vender un producto destacando un ingrediente en concreto. Mirando la letra pequeña de la etiqueta seguramente veremos que la cantidad de ese ingrediente es mínima.

15. Aceite vegetal por aceite de oliva: se usa a menudo el término aceite vegetal, que hace pensar en el aceite de oliva, pero suele usarse precisamente para no decir que se trata de aceite de coco o palma, poco beneficiosos para la salud.

16. Los colores también ayudan: el verde hace pensar en naturaleza; el rojo, en erotismo; el blanco, en la frescura y limpieza; el azul, en todo lo relacionado con el cielo, el aire y el agua …

17. Animales para enternecer: se busca sensibilizar al consumidor utilizando simpáticos cachorros de perro o dulces gatitos para ayudar a vender el producto.

18. Anuncios disfrazados de noticias: es una estrategia para evitar el rechazo de muchos consumidores hacia la publicidad.

19. Ofertas poco reales: a veces los 2×1 no implican ningún descuento.

20. Regalos poco útiles: el concepto regalo suele atraer, muchas veces sin darnos cuenta de que ese regalo nos sirve para poco.

21. Precios psicológicos: muchas marcas prefieren poner como precio 5,99 a poner 6,00, porque el consumidor se deja llevar por el primer dígito.

22. Los programas de fidelización: nos invaden las tarjetas que acumulan puntos y ofrecen descuentos en próximas compras; la empresa se garantiza así el regreso de ese consumidor a su tienda.

23. Distribución de los productos en los supermercados: está perfectamente estudiada para que el consumidor adquiera aquellos productos de menor venta.

24. Un buen envase: entre dos productos similares, el envase puede ser clave para decidir.

25. Marcas que bautizan: la esponsorización de equipos de fútbol, de campeonatos deportivos o de teatros ayuda a que se interiorice esa marca y se haga publicidad de ella aunque no sea a través de un anuncio.

26. Marcas en series, películas y videojuegos: el espectador ve, en un momento dado, a los protagonistas consumiendo un producto de determinada marca. Es uno de los trucos más utilizados últimamente en publicidad.

27. La moda: el ansia por la novedad nos lleva a sustituir rápidamente un producto por otro, aunque su diferencia sea mínima (cámara en el teléfono móvil, por ejemplo) o simplemente se ajuste a la moda de ese año.

28. Campañas de marketing ocultas: algunas marcas crean foros en internet donde gente que en realidad no existe habla de lo bueno que es ese producto; otras empresas colocan, por ejemplo, cajas vacías de su producto en contenedores de basura, para que los vecinos piensen que es un producto muy usado en su entorno.

Publicidad prohibida

Existen algunos tipos de publicidad que están totalmente prohibidos:

– Ilícita:
La que atenta contra la dignidad de las personas o vulnera los derechos fundamentales.
– Engañosa:
La que puede inducir a error o perjudicar a un competidor.
– Desleal:
La que provoca menosprecio de una persona, empresa o productos o induce a confusión con los productos o nombres de los competidores.
– Subliminal:
La que difunde un mensaje al subconsciente del consumidor, que no se da cuenta.
– Encubierta:
La que no separa claramente publicidad de información.

Si se encuentra con este tipo de publicidad en alguna ocasión, puede denunciarlo a través de una oficina de consumo, de una asociación de consumidores o de los organismos autonómicos y estatales de consumo. Puede consultar sus datos en el Portal del Consumidor.

Facebook Comments
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

populares

To Top