Connect
To Top
Nosotros somos responsables

Nosotros somos responsables

responsables
Aunque respaldamos las críticas y quejas hacia el gobierno y los poderes fácticos y la presión para cambiar la situación controvertida en la que nos ha tocado vivir, creo que nos hemos olvidado de unas consideraciones muy básicas, tales como que nosotros somos parte responsable de todo lo que acontece. Si no, lean ustedes abajo:

– ¿Quiénes han enriquecido a los más ricos y no hemos tomado en consideración a los más necesitados?
Nosotros.
– ¿Quiénes patrocinan y siguen la estela de los ricos (cantantes, deportistas, humoristas, empresarios, etc) sin reparar en sus múltiples defectos y además acrecentando la brecha de sueldos que nos separa de ellos?
Nosotros.
– Es decir, ¿quiénes patrocinan y alientan el desarrollo de millones de defectos sólo por el mero hecho de apreciar una virtud bien desarrollada (espíritu de campeón) sin reflexionar sobre las consecuencias?
Nosotros.
– ¿Quiénes evitan la lectura de temas conflictivos por no querer implicarse en sanos y saludables ejercicios de reflexión?
Nosotros.
– ¿Quiénes idolatramos la belleza exterior y el dinero como fines en sí sin reparar en los efectos secundarios de esa mentalidad frívola y materialista?
Nosotros.
– ¿Quiénes seguimos regularmente la emisión de programas telebasura elevando a la categoría de personajes reconocidos a muchos de sus contertulios?
Nosotros.
– ¿Quiénes nos valemos de los perjuicios y la ignorancia para ejercer críticas sin fundamentar antes nuestros argumentos?
Nosotros.
– ¿Quiénes fumamos, nos excedemos con el alcohol, tomamos drogas o superamos los límites de velocidad?
Nosotros.
– ¿Quiénes no hemos engañado o mentido para alcanzar un objetivo?
Nosotros.
– ¿Quiénes no hemos engañado alguna vez a nuestra pareja?
Nosotros.
– ¿Quiénes no hemos fantaseado con un gran amor y sin embargo no hemos levantado un dedo para conseguirlo?
Nosotros.
– ¿Quiénes no hemos rezado por la derrota humillante de un adversario?
Nosotros.
– ¿Quiénes preferimos observar la paja en el ojo ajeno antes que en el nuestro?
Nosotros.
– ¿Quiénes gustan de despilfarrar el dinero en las causas más banales antes que colaborar en causas solidarias?
Nosotros.
– ¿Quiénes gustan de consumir de una manera frenética e insostenible?
Nosotros.
– ¿Quiénes desechamos ideas grandes como libertad, igualdad, justicia por tenerlas como inasequibles y apenas nos informamos de cómo defenderlas?
Nosotros.
– ¿Quiénes preferimos mil ratos de risas a un rato de reflexión profunda?
Nosotros.
– ¿Quiénes nos preocupa más incrementar nuestras posesiones antes que colaborar en resolver algunos de los problemas sociales más acuciantes?
Nosotros.
– Es decir, ¿quiénes no anteponen las cualidades del “tener” antes que las bondades del “ser”?
Nosotros.
– ¿Quiénes no hemos ofrecido consejos sin antes predicar con el ejemplo?
Nosotros.
– ¿Quiénes gustan de hablar de miles de temas sin poseer argumentos contrastados o comprobar las fuentes de información?
Nosotros.
– ¿Quiénes gustan de usar generalizaciones aun a sabiendas que con esta costumbre se falta a la verdad o se perjudica a muchos individuos?
Nosotros.
– ¿Quiénes rechazan el pensamiento crítico y también a sus individuos exponentes y no dudamos en cambiarlos por el famoso sonriente de turno?
Nosotros.
– ¿Quiénes no hemos preferido degradarnos a base de fumar, participar en fiestas con alcohol y drogas antes que participar en un solo evento solidario?
Nosotros.
– ¿Quiénes no hemos actuado de manera egoísta en multitud de ocasiones sin deliberar acerca del posible perjuicio cometido sobre el vecino?
Nosotros.
– ¿Quiénes no viven en un permanente estado de egoísmo en el que lo único que importa es el yo?
Nosotros.
– ¿Quiénes no nos hemos centrado tanto en nosotros o en nuestra familia que hemos acabado viviendo en un mundo tan pequeño en que no caben más que las cuatro ideas y los cuatro familiares y amigos que consideramos valiosos?
Nosotros.
– ¿Quiénes no creen que el verdadero amor es una respuesta a los males del mundo y sin embargo no se dan cuenta de que un amor infinito mal dirigido e instruido no resulta en beneficio de la sociedad?
Nosotros.
– ¿Quiénes no prefieren el camino fácil de creer en los axiomas aforismos de las religiones (o aquellos promovidos por la sociedad capitalista) antes que buscar la verdad por sus propios medios o enfrentarse a concepciones arcaicas y dogmatismos vigentes?
Nosotros.
– ¿Quiénes no nos hemos preocupado en infinidad de ocasiones por tonterías y asuntos de poca monta mientras en el barrio de al lado se mueren de hambre?
Nosotros.
– ¿Quiénes no poseen una rica cultura sobre ídolos del espectáculo y ninguna sobre ídolos solidarios?
Nosotros.
– ¿Quiénes no claman por la seguridad, la justicia, la bondad resguardados en sus hogares sin perder un minuto para exponerse a la situación y aportar soluciones?
Nosotros.
– ¿Quiénes son capaces de levantarse en manifestaciones contra los demás sin antes realizar un esfuerzo de introspección para corregir sus propios defectos?
Nosotros.
– ¿Quiénes no gustan de escurrir el bulto cuando se trata de apoyar grandes ideales?
Nosotros.
– ¿Quiénes no hemos pronunciado en más de una ocasión “no te calientes la cabeza” a algún amigo o conocido que nos pretendía enredar en una conversación de cierto nivel intelectual? ¿No es acaso esta actitud una manera de impedir el pensamiento crítico y regenerador?
Nosotros.
– ¿Quiénes no nos hemos adherido a la causa del tipo guapo o adulador sin indagar en la veracidad de su discurso, sin reparar en sus lagunas o defectos de personalidad?
Nosotros.
– ¿Quiénes no nos hemos adherido a la causa de una mujer guapa sin indagar en la veracidad de su discurso, sin reparar en las lagunas de su personalidad?
Nosotros.
– ¿Quiénes han sido los co-responsables de educar a los protagonistas de esta generación en crisis?
Nosotros.
– ¿Quiénes no echan la culpa a los ricos de todos los problemas y no se dan cuenta de que la mayoría de individuos del primer mundo son los ricos de este planeta?
Nosotros.
– ¿Quiénes no han en múltiples ocasiones ya sea de manera racista, huidiza, mostrando perjuicios de grupo, de clase, atacando a otros por no ser de nuestra misma “especie”, o de nuestro “equipo” o por vestir o actuar de manera diferente?
Nosotros.
– ¿Quiénes no hemos movido un dedo para reparar ni uno siquiera de los desastres que nos acontecen reclamando esa responsabilidad para la gente con poder como a si nosotros no nos atañeran?
Nosotros.
– ¿Quiénes no hemos criticado a los profesores/entrenadores de nuestros hijos sin motivo y haciendo uso de nuestra más profunda subjetividad?
Nosotros
– ¿Quiénes no han asumido todos los postulados de la filosofía materialista sin siquiera pensar o debatirlos y luego nos hemos quejado de sus “efectos secundarios”?
Nosotros.
– ¿Quiénes no hemos advertido injusticias a nuestro alrededor y hemos decidido no intervenir?
Nosotros.
– ¿Quiénes en el fondo no han tergiversado la realidad, la ciencia o la verdad para adaptarla a sus necesidades?
Nosotros.
– ¿Quiénes en definitiva vivimos y llevamos a cabo la tarea de construir el mundo?
Nosotros.
– ¿Quiénes por tanto son responsables de cambiarlo?
Nosotros.
– ¿Quiénes pueden decir que no son responsables de los males que nos asolan, de nuestras crisis en pequeña o gran parte?
Nadie. Absolutamente nadie.

Nota: La lista podría ser interminable. Esta es sólo una muestra.

Resumen:
Todos somos, en mayor o menor medida, responsables de los males de este mundo.

Nuestra ignorancia no ocultará nuestra responsabilidad de ninguna manera. La “cultura del enfrentamiento” debe ser la respuesta. Lee, aprende y estudia sobre tu naturaleza, sobre los conflictos humanos, aprende a conocerte a ti mismo, aprende de tu entorno y sabrás cómo cambiarlo, qué botones pulsar para alterar el funcionamiento de la gran maquinaria.

La respuesta está en primero tu interior, el segundo paso es salir al exterior y defender tu criterio ante quienes haga falta.
Critícate antes de criticar. Levántate contra tus propias debilidades y defectos antes de manifestarte contra los defectos de los demás.

Tus derechos son también tus responsabilidades.

Sentencias:
No preguntes que puede hacer tu país por ti, pregunta lo que tú puedes hacer por tu país.
John F. Kennedy
Antes de intentar cambiar el mundo, conforma ese mundo que imagines en tu mente y haz que se refleje en tu forma de ser y actuar.
Desconfía de quien defiende una causa sólo de palabra, si en sus actos no se reflejan sus creencias, tenlo claro: no cree en absoluto en lo que proclama.

Facebook Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in opinión

  • Tener poder

    Uno de los dos causantes del bien o mal del mundo es el poder, porque el otro es el dinero. Desde...

    admin
  • La paradoja de nuestro tiempo

    La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos, pero temperamentos más cortos; autopistas más anchas, pero puntos de...

    admin
  • Siempre hay flores para aquellos que quieran verlas

    La crisis, la maldita, detestable y condenada crisis. Esa que, literalmente en muchos casos, acaba con la vida de los más...

    admin
  • Ser uno mismo

    «Ser uno mismo en un mundo que constantemente trata de que no lo seas es el mayor de los logros» RALPH...

    admin
  • Reforma Revolución y Rebelión

    Osho Claves para el CAMBIO: Tres interpretaciones del cambio: reforma, revolución o rebelión. La evolución del ser humano atraviesa por tres...

    admin
  • Triunfadores y perdedores

    Gonzalo Gallo González Hoy, y siempre, tú mismo eliges el papel de ganador o de perdedor, de avanzar o retroceder. Triunfas...

    admin
  • Diez atributos en la mujer

    LIE-JBN Mas allá de los tópicos, los hombres no sólo se fijan en el físico, también hay cualidades de nuestra personalidad...

    admin
  • El poder del abrazo

    lie-jbn Todas las personas necesitamos del contacto físico de otras, porque nos hace sentir reconocidas, protegidas y queridas. En Psicología se...

    admin
  • Tiempo de los maduros

    Mario de Andrade “Conté mis años y descubrí que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante que el que...

    admin